Salón de Mayo: más preguntas que respuestas


Rasuro lo que intenta ser barba en mi cuerpo y me dirijo hacia la pequeña sala que lleva como nombre Salón de Mayo ubicada en el Pabellón Cuba. Allí un grupo de artistas cubanos celebraron el pasado 31 de julio los 45 años del Salón de Mayo Francés, que por primera vez en 1967 salió de París hacia otro continente. Y Cuba fue la causa de ello. Seguramente inspirados por la curiosidad de conocer a los barbudos que en 1959 protagonizaron el triunfo de la Revolución Cubana.

Previo a las palabras de los críticos de arte Helmo Hernández y de Llilian Llanes, autora del libro que se presentó, me encontré con un documental de Bernabé Hernández sobre aquellos días donde los artistas parisinos recorrieron la isla. Un documental que me deja más preguntas que respuestas y con ganas de saber cómo fue aquel encuentro entre Fidel y los parisinos, que según  contó Llilian se convirtió en un juego de piyamas pues todos salieron disparados de sus camas al enterarse que Fidel los visitaba. Quizás también deseaban encontrarse con el Che Guevara, pero el guerrillero luchaba en Bolivia y ese mismo año caería en combate en La Higuera.

Aquellos franceses no eran portadores de barbas, solo algunos lucían pequeños mostachos, pero sí tenían un espíritu revolucionario que dejaron bien plasmado  en aquel mural que llamaron Cuba Colectiva. El mismo mural que hoy anda guardado en almacenes del Museo de Bellas Artes y cada vez que ha sido exhibido nadie logra armar bien aquel rompecabezas.

Rompecabezas que Llilian Llanes intenta armar en el libro que aquella tarde  presentó (Salón de Mayo, de París en La Habana, julio de 1967), pero al cual ella misma afirmó le faltan los testimonios de los protagonistas. Una buena razón, dijo la autora, para que los de aquel Salón de Mayo se reúnan de nuevo en La Habana. Aunque creo Francia correría el riesgo de que al año siguiente un Mayo Francés vuelva a estremecer sus calles como en 1968, un año después de que los jóvenes artistas visitaran la isla rebelde.

La celebración de los 45 años del Salón de Mayo en La Habana fue una pequeña nube de polvo que lejos de intentar un gran festejo y rescate de aquel suceso histórico para el mundo no hizo más que aclamar por ello.

Salón de Mayo en La Habana en 1967

Salón de Mayo en La Habana en 1967

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s