Juan Pin Vilar no se puede ir


Foto del perfil de facebook de Juan Pin Vilar

Por José Julián

Al terminar la premier de El Puente Rojo le propongo a su realizador, Juan Pin Vilar, entrevistarlo. En menos de una hora tuve que recordarle cuatro veces la entrevista que me había prometido, de lo contrario el eufórico conversador hubiese seguido en una de esas pláticas con sus amigos y lo hubiera perdido. Como mismo perdí las fotos que me prometió y todavía hoy no me ha enviado. Fue por ello que aunque con un poco de pena a ratos casi me paraba en frente de su nariz para que recordara los minutos de entrevista prometidos.

“Coño verdad que sí ya voy pa´ allá, mi hermano, discúlpame” dijo Juan Pin cuando al fin pudo librarse de una de las cuatro pláticas que sostenía en ese momento.

La entrevista es para un blog, le digo, y entonces arrancó nuestra conversación.

“Yo abrí un blog que se llama “Juan me tiene sin cuidado” y se llama así porque esa fue una canción que me hicieron a mí cuando era niño, con letra de Celia Torriente. Nunca dije eso por pudor pues me parecía una cosa increíble, pero Aurora Basnuevo ya lo dijo en “Entre Tú y Yo”. Este es un blog que va a estar dedicado al modo en el que yo veo la vida del país. Cuando digo la vida del país me refiero a que voy a criticar mucho al gobierno cubano, lo que está mal. Soy un revolucionario de conciencia, de verdad, pero soy un hombre viejo. Tengo 50 años y ya un hombre de 50 años en cualquier sociedad que se respete comienza a ser desplazado y comienza a pensar en cómo va a ayudar a los que tienen 20 años.”

“No te me pongas nervioso” me dice Juan Pin como si lo que dijera fuera lo que nadie ha dicho. Y yo tengo que responderle, no puedo quedarme callado. De lo contrario pensará que realmente estoy nervioso. “Yo no estoy nervioso”. Y entonces comienza a hablarme de su gira con Pablo Milanés.

“Hice una gira invitado por Pablo y los periodistas cubanos no preguntaron nada interesante. Uno de Holguín y le prohibieron que publicara. Los demás en todas las ruedas de prensa a las que fuimos, provincia por provincia, fueron mudos. Y yo pienso que la gente debe preguntar aunque no son dueños del medio. Por ejemplo, yo he vivido muchos años fuera de Cuba  y he publicado en el mundo entero y he trabajado en todos los canales del mundo, incluyendo el 41. Lo único que pasa es que las reglas del juego están claras. Yo soy un apasionado de la Revolución Cubana, soy un apasionado de Cuba  por lo tanto cuando yo trabajo fuera de Cuba nadie puede tocarme Cuba, ni lo que yo creo, que es en la Revolución Cubana. Hoy han proyectado aquí, en el Pabellón Cuba, un corto mío que está prohibido en la Televisión Cubana. Como los últimos trabajos que yo he hecho: Los Herederos, El Verdugo.

No soy una persona que está brava porque no lo hayan puesto, porque yo he aprendido a estar en un lugar donde hay un dueño, lo mismo en un canal en Costa Rica, en Estados Unidos, que dicen:  “Oye esto no puede salir”. Pero mi responsabilidad es hacerlo. Cuando no he estado de acuerdo lo he expresado.”

¿Por qué escoge el cuento de Yoss para llevarlo a la pequeña pantalla?

Yo no lo escogí brother, quien lo escogió fue Elena Palacios, ella me lo trajo. A mí me cuesta mucho trabajo filmar. Hay una burocracia que no quiere que yo filme. Yo represento una generación anulada, una generación casi inexistente.

Excluir a las personas está mal. Yo creo que la Revolución se hace fuerte cuando tiene un espectro más amplio. Por eso es que la Asociación Hermanos Saíz de hoy me gusta más que la mía, porque en la mía, incluyéndome a mí, voy a ser honesto, hubiera votado por vetar un cuento como El Puente Rojo. Pero el tiempo ha pasado y hoy me doy cuenta que eso es un absurdo. La Revolución tiene que ser abierta, estar dispuesta a todo tipo de discusiones,  eso es lo que hace a una sociedad a prueba de balas, nada te puede sorprender.”

¿Qué propone Juan Pin con este cuento?

En la gira con Pablo Milanés iba viajando por todas las provincias y me encontraba gente de tremenda humildad, pasando trabajo, jodidos de verdad. Esos son los que me hablaban bien de la Revolución. Cada vez que me encontraba con alguien que estaba un poquito fuera de lugar, en un estrato superior, esas eran las que me hablaban mal. Y entonces me dije que mi cuento tenía que estar destinado a plantear que los jodidos están mal vistos en los medios cubanos. Por eso Martí escribió “el arroyo de la sierra me complace más que el mar”. La sacarocracia cubana no aprobaba la independencia, la independencia la aprobaban los excluidos.

Hoy existen personas que hablan mal de Fidel, de Raúl, sencillamente porque han vivido regalado. Los jodidos no se van, los jodidos están jodidos, antes, ahora y después. Esos son la cantera de la Revolución Cubana, ese es mi cuento.

Pero eso no está en los medios. En Día y Noche todos los delincuentes eran del solar. Por eso no comprendo por qué el cuento no se pone. Parece que todavía hay una clase dominante, que estoy absolutamente seguro no tiene nada que ver con Fidel Castro. Yo no comulgo en un montón de cosas, pero en eso sí: en la sensibilidad popular.

¿Juan Pin es un hombre que pelea con miedo?

No le tengo miedo a nada. Yo le tengo miedo a que mis hijos les pase algo. Yo soy un hombre viejo. Quiero que mis hijos comprendan  de qué se trata la Revolución Cubana, si no se perdió, se acabó. Por eso está mi cuento, creo que Yako es más revolucionario que el otro, en todo sentido. Uno no abandona a su mamá y por eso no me puedo ir.

Anuncios

Una respuesta a “Juan Pin Vilar no se puede ir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s