Resistencia sin diálogo no funciona


Resistencia

Resistencia

Por José Julián 

Ambrosio Fornet está claro: “…nos preocupa, en fin, que los reajustes socioeconómicos, los guiños del mercado y el curso inexorable del tiempo puedan disolver o reducir al mínimo el proceso de afirmación de la identidad –o, si lo prefieren de descolonización cultural- que caracterizó en el pasado nuestras búsquedas.”

Y esta frase de Ambrosio Fornet la han reciclado también los jóvenes de la Asociación Hermanos Saíz, para responder a la polémica que se ha desatado entre ellos y los directivos de la EGREM y de ARTex, que comenzó con la publicación del artículo “¡Creemos espacios de resistencia!”.

Me niego a creer que hoy existen todos esos espacios de resistencia como afirman los directivos de la Egrem y ARTex. Principalmente porque los reajustes económicos han dejado al margen a muchas personas que hoy no pueden acceder a lugares como El Sauce, Pepito´s Bar, El Submarino Amarillo, Fresa y Chocolate.  Para llegar a ellos es necesario tener 50 pesos en moneda nacional, es decir, dos días de trabajo para la media del trabajador promedio. Y es un favor que sea en moneda nacional al decir de los directivos de la Egrem y ARTex: “El acceso a los centros culturales (Casas de la Música) de la Egrem favoreció a los públicos que acceden pagando la entrada en CUP”.

¿Qué significa resistencia? Es oponerse a lo hegemónico, es crear alternativas incluyentes y no exclusivas de quienes no tengan 50 pesos en moneda nacional o dos dólares y que promuevan el buen gusto estético y ayuden, al decir de Padura, a una correcta educación sentimental. Lo único novedoso de esos lugares es que son en moneda nacional. Solo cambió el color del precio.

Es más, esos espacios absorbieron a los artistas que se presentaban en otros lugares por un precio menor y ahora es difícil que un concierto de ellos cueste menos de 50 pesos. A no ser que lo hagan gratis porque les toca cumplir.

Un amigo mío dice que es cierto que esos lugres se llenan, pero siempre son las mismas personas las que se encuentran allí.

Los jóvenes de la AHS responden: “De lo que se trata es de que estos (espacios) se constituyan en verdaderas alternativas a los modelos estandarizados de consumo cultural que de manera creciente han ido proliferando también entre nosotros

Salgamos de La Habana. En Santiago de Cuba, cuna de la trova y donde menos se escucha ese género, la entrada a la Casa de la Trova es en CUC. ¿Quiénes son los responsables de este fenómeno? Acaso la trova es solo para el extranjero que viene a conocer la isla exótica.

No seamos ni triunfalistas, ni catastrofistas. Existen espacios de resistencia, pero no son los que dicen ser, ni remotamente. No hay que alarmarse ni llegar al extremo de cerrar contratos a los artistas que tienen criterios encontrados con los directivos. Dialogar y llegar a consensos es la única manera de juntar fuerzas para crear esos espacios de resistencia, que finalmente ambas partes están de acuerdo en que existan, solo que habría que definir cómo deben ser.

Para finalizar, un comentario que viene y no viene al caso: qué bueno es ver en nuestra prensa tales polémicas; a la ausencia de colores de sus páginas nunca le viene mal los matices de posiciones encontradas, siempre y cuando prime el respeto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s