Dime, bruja que ya ganó el Premio Calendario


Elaine Vilar Madruga Por Jose Julian

El pasado miércoles 20 de febrero se entregaron los Premio Calendario 2013 que otorga la Asociación Hermanos Saíz. Un premio donde los jóvenes escritores miden sus fuerzas ante un jurado que trata de ser lo más justo posible e imparcial que pueda. Jóvenes que ya no se conforman con los elogios de sus amigos, que quieren ir en busca de un reconocimiento mayor y sobre todo con el fin de socializar su obra.

En la premiación a muchos llamó la atención la doble galardonada Elaine Vilar Madruga quien se agenció el premio de ciencia ficción y literatura infantil. Luego de la gala tuve el placer de pedirle una entrevista a esta joven estudiante de 23 años que cursa la carrera de dramaturgia en el Instituto Superior de Arte. Quizás esa es una de las mayores consecuencias de los premios, que luego de otorgados, la persona se convierte en la persona que todos quieren entrevistar. Y ese es el momento de salir ileso o de echarlo todo a tierra.

¿Por qué competir en ciencia ficción y literatura infantil?

Porque ambos son géneros que me apasionan. Yo he adorado toda mi vida la literatura de fantasía y ciencia ficción y ambos libros, aunque pertenecen a registros distintos en cuanto a la intención de público, pues tienen como común denominador el hecho de que cultivan la fantasía y la ciencia ficción englobándolo dentro del género de lo fantástico.

En el caso de Salomé, la noveleta que ganó el Calendario de Ciencia Ficción, el mismo título lo dice, es una especie de reescritura del mito bíblico en clave fantástica. Mientras que Dime, bruja que destellas es también una reescritura de los cuentos clásicos infantiles llevado a una clave de contemporaneidad mezclado con la fantasía heroica. Son ambos registros que se complementan muy fácilmente independientemente de los públicos a los que va dirigido.

¿Por qué utilizar como referente los textos clásicos?

Por un lado por la inquietud que puede tener todo joven escritor ante las obras consagradas y de la literatura universal. En el caso de los clásicos infantiles son como los gérmenes literarios que recibes desde que eres un niño y esos gérmenes a lo largo de tu vida los vas resumiendo de una manera u otra. En el caso de los mitos bíblicos a mí siempre me ha interesado el estudio de las religiones, de la liturgia católica y sobre todo vinculado a lo que estudio yo, que es la dramaturgia. Son universos bastante cercanos que aunque no lo parezca tienen sus interconexiones.

Quizás por ello es que he tratado de rescatar los mitos no como lo ya usado, sino más bien cómo esos mitos pueden influir en la contemporaneidad en el lector y el escritor contemporáneo, que son a la larga quienes van a recibir la obra.

¿Es primera vez que te presentas al Premio Calendario o te habías presentado en otras ocasiones?

He tenido suerte con el Calendario. Me presenté por primera vez cuando tenía 16 años en el género de ciencia ficción y obtuve la primera mención en el año que ganó Michel Espinosa, que para mí fue un gran placer también. En el año 2009 obtuve primera mención en poesía y en el género de literatura infantil. Y finalmente este año me correspondieron estos dos premios de ciencia ficción y literatura infantil. Por el pequeño recorrido que te he hecho te puedes dar cuenta que lo he estado buscando durante mucho tiempo. Por lo tanto es una alegría infinita recibir un premio y recibir dos, qué te puedo decir.

Estás como embriagada de premios. ¿Qué le espera ahora a Elaine, esta bruja que destelló, sabiendo que este premio no es más que un punto de partida?

Me espera escribir. Ser escritor es un oficio tanto como el que hace zapatos, como el que inventa perfumes, como cualquier otro oficio del universo. Por lo tanto el escritor se hace en la forja del trabajo; como diría un amigo mío, en las horas que pasas frente a la computadora, frente a la página en blanco. En primera instancia embriagada del premio lo estaré por las próximas 24 horas y después me entrará una ansiedad por seguir participando en otros premios, por seguir probando de cierta manera en estas lides literarias y seguir escribiendo.

Tengo un proyecto de una trilogía sumidas en universo fantástico amén de que también estoy cultivando el teatro por mi propia carrera. Y un millón de obras literarias que también me están esperando en gaveta para volver a escribirlas.

¿Paradigmas literarios para Elaine?

Yo digo que José Martí es mi padre literario, mi padre de alma. Y mi otro gran padre es Jean Paul Sartre. Son como los dos ejes que han regido mi vida; aparentemente muy polares, pero yo creo que la buena literatura hermana a los hombres, independientemente de los lugares y los confines del mundo donde se encuentren; amén de las estéticas literarias o de las obras que hayan hecho a lo largo de su vida. Ellos son como especie de entidades maravillosas que me acompañan a lo largo de mi vida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s