Itinerario para llegar a Itinerario


Itinerario Inconcluso

Itinerario Inconcluso

Por José Julián

La primera vez que supe de este libro de poemas fue por el propio Miguel Barnet. Recuerdo leyéndolo varios de sus poemas en un salón del Pabellón Cuba. Hasta ese momento Barnet era solo para mí el escritor de Biografía de un cimarrón y el Presidente de la UNEAC. Luego de escucharle unos poemas conversacionales donde descubrí que mis mascotas y el reloj empolvado de mi sala pueden ser poesía, no he dejado de seguirle la pista.

No pude comprar nunca su libro Itinerario, el que leía aquella tarde en el Pabellón, porque 20 pesos me resultaba caro. Tuve que acudir a una bendita biblioteca donde buscando otro libro me encontré con él. El buscado tuvo que esperar a la próxima vuelta porque no me resistí y opté por los versos de Barnet.

Ya casi ni me acordaba de la poesía de Barnet cuando, pasando por el set de Ediciones Unión en la recién concluida Feria Internacional del Libro en la Cabaña, encontré que Itinerario Inconcluso había bajado su valor a diez pesos. Esta era la oportunidad de mi vida. De hacer el libro mío sin necesidad de un préstamo, cuyo tiempo a veces no alcanza y menos para leer poesía, pues soy de los que prefiere leer poesía como se bebe el café, un sorbido dos o tres veces al día.

Y cuando uno vuelve a leer a Barnet se da cuenta que ya no es el mismo de antes. Que sus poemas siguen siendo intactos, que el índice sigue nombrando con el primer verso a los poemas sin título, pero al leer sus versos se descubre lo que antes no estaba muestra de que algo ha pasado para bien o para mal.

Permítanme entonces compartir parte de Itinerario en este blog, parte de lo que encontré y de lo que sé todavía me falta por encontrar.

Recorro el mismo camino de años atrás

El vaho de la noche escolta mi sombra

Llevo tiempo hurgando, viendo a ver si aparece

el preciado tesoro

Voy a mover los molinos gastados

Vengo de muy lejos, de donde siempre

y llevo esperma en laqs manos

El tesoro no es una ceiba heráldica,

ni un sico0moro

El tesoro se escurre en la aceitada maleza,

en el brillo de las hojas,

en el confín

Todavía voy marcando mis pasos

y huellas traslúcidas van quedando atrás

No es el tesoro un gato salvaje

Me abro la camisa y grito Tarzán

A mi edad mi grito rebota en la oquedad

del monte

Tras muchas máscaras

Vacío mis ánforas

A donde tantos vinieron a beber

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s